Make your own free website on Tripod.com
 
Estado Mérida
 Tierra de Mágicas Montañas
 
 
Mapa sensitivo de Venezuela
 
Estado Mérida
 
 
 

Recomendamos: 

icon_NowButton 

icon_IExplorer


Regiones de Venezuela
Tradiciones 
 
Paradura del Niño
 
Mérida es un estado de arraigadas y diversas tradiciones andinas. Comidas típicas, una rica artesanía, una inconfundible arquitectura tradicional y un rico calendario de fiestas que expresan el peso local de la religiosidad popular, se constituyen en un atractivo que refuerza el potencial turístico de sus bellezas naturales. 
Entre tantas tradiciones existe una celebración que se realiza entre el 1 ° de enero y el 2 de febrero, la Paradura del Niño, que se ha convertido en una referencia nacional y en símbolo de la cultura tradicional merideña. La fiesta está directamente asociada a la Navidad y al pesebre, pues es a este símbolo cristiano y a su personaje fundamental, Niño Jesús, a quien va dedicado el  homenaje. 

En su versión más conocida, la ceremonia comienza cuando, previa invitación y aviso de los dueños de casa donde se encuentra el pesebre, se presentan al lugar músicos y rezanderos y son elegidos para la oportunidad una o dos parejas de padrinos de la ceremonia. Los músicos interpretan piezas populares y a una señal del dueño de la casa dan inicio al ritual convocando a los presentes alrededor del pesebre. Se cantan versos dedicados al Santo Niño, se reparten cirios entre los presentes, y se da inicio a una especie de procesión en la que se saca a pasear por los alrededores la figura del Niño transportada en un pañuelo que sujetan los padrinos. 

Al concluir el paseo, conocido como Serenada del Niño, se realiza el Llamado Beso del Niño, acto que comparten los asistentes con gran recogimiento. Luego se procede a la Parada del Niño, o Paradura propiamente dicha que ocurre cuando la imagen es levantada por los padrinos en medio de cantos que festejan el hecho de que la figura haya sido puesta de pie. Se concluye con una comida propiciatoria y se realizan invocaciones por la salud y protección de los asistentes y de los dueños de casa. Existen algunas variantes de la ceremonia como la del Robo y Búsqueda del Niño Perdido, en la que una persona de confianza hurta la imagen, la Lleva a otro pesebre, notifica el lugar donde se encuentra, y da inicio así a un intercambio cuando los dueños de casa van en procesión, acompañados de músicos y cantores, a buscarlo. La simulación del hallazgo del Niño genera un gran alborozo que concluye con el retorno de la figura a su lugar original. 

Bibliografía  
Daría Hernández y Cecilia Fuentes 
Fiestas tradicionales de Venezuela 
Caracas, Fundación Bigott, 1991


 
[Cordillera de la costas] [Occidente] [Los Andes] [Los Llanos] [Guayana]

servinet@usa.net